<
Pólizas, Seguros




La Ley 1943 de diciembre 28 de 2018, denominada Ley de Financiamiento, busca fomentar el crecimiento económico de las personas naturales con la creación de un régimen unificado de tributación, denominado régimen simple y la simplificación del sistema cedular del impuesto de renta.

Conoce sus cambios más relevantes para que los tengas presentes en tu planeación tributaria.

 1. En el momento de calcular el impuesto de renta, tu fuente de ingresos se separá en 3 grupos así:

GENERAL:

Renta de Trabajo: Salarios, comisiones, viáticos en general compensaciones por servicios personales.
Renta capital: Intereses, rendimientos, financieros, arrendamientos, regalías, propiedad intelectual.
Rentas no laborales: Las rentas que no clasifiquen en ninguna de las anteriores.

PENSIONES: Incluye pensiones de jubilación, invalidez, vejez de sobrevivientes y sobre riesgos laborales.

DIVIDENDOS:
Incluye dividendos y participaciones

2. Cambia la tabla de retención en la fuente para ingresos laborales, agregando tres nuevos rangos, lo cual incrementa el impuesto para las personas naturales según sus ingresos percibidos.

35%:
Base gravable mensual mayor a $21,9 millones de pesos y hasta $32,4 millones de pesos, tendrán una tarifa de retención del 35%.

  • 37%: Base gravable mensual mayor a $32,4 millones de pesos y hasta $78,8 millones de pesos, tendrán una tarifa de retención del 37%.
    39%: Base gravable mensual mayor a $78,8 millones de pesos, tendrán una tarifa de retención del 39%

3. Los ingresos por concepto de Cesantías e intereses a las cesantías.
A partir de la reforma suman como parte del ingreso para el empleado, tanto en el momento del pago directo del empleador como de la consignación al fondo.

Cesantías + Intereses a las Cesantías = Ingresos para el empleado


4. Aportes voluntarios a fondos de pensiones obligatorias
Los aportes efectuados a partir del 1 de enero, seguirán siendo ingresos no constitutivos de renta, pero limitados al 25% sobre el ingreso tributario anual y a un máximo de $85.6756.000 (2500 uvt). Los aportes voluntarios a fondos voluntarios, cuentas AFC y seguros privados de pensiones, seguirán con el mismo tratamiento.

5. Indemnizaciones de Seguros de Vida.
Los primeros $428.375.000 no son gravados con impuestos, la parte que exceda los $428.375.000 (12.500 uvt) son gravados a la tarifa de las ganancias ocasionales (10%).

6. Se crea el impuesto al Patrimonio para los años 2019, 2020 y 2021.
Este será del 1% para cada año y aplica para personas naturales residentes y no residentes que tengan un patrimonio líquido superior a los cinco mil (5.000) millones de pesos al 1 de enero de 2019. Entiéndase por patrimonio líquido los activos menos las deudas.

7. Se creará el Régimen Simple.
Es un régimen opcional de tributación integral que comprende los impuestos de renta, consumo e industria y comercio; aplica para personas naturales y jurídicas con el cumplimiento de requisitos indicados en la Ley. Está sujeto a reglamentación por parte del Gobierno Nacional.

8. Impuesto al consumo para compra de vivienda.
Con la ley de financiamiento, sobre las personas naturales también recae el pago del impuesto al consumo a la hora de comprar vivienda cuyo precio se encuentre alrededor de los 918 millones de pesos (no aplicará a VIS y VIP).

9. Desmonte de la Renta Presuntiva.
La Ley de Financiamiento prevé un desmonte gradual de la renta presuntiva. Por los años gravables 2019, 2020 y 2021 se crea un impuesto al patrimonio que se regirá por las siguientes reglas:

a) La renta presuntiva bajará del 3,5% al 1,5%

b) A partir del año gravable 2021 la tarifa de renta presuntiva será del 0%, es decir, desaparecerá este cálculo.

10. Impuesto complementario de normalización tributaria.
Se crea el impuesto de normalización tributaria solamente por el año gravable 2019 para todas aquellas personas que a 1° de enero de 2019 tengan activos omitidos o pasivos inexistentes en las declaraciones de renta de años anteriores.

Este impuesto se pagará el 25 de Septiembre de 2019 y la tarifa será del 13% calculada sobre los activos omitidos o sobre los pasivos inexistentes que se deseen normalizar. Si el contribuyente normaliza activos poseídos en el exterior y los trae a Colombia con vocación de permanencia, la base sobre la cual se calcula el impuesto se reducirá al 50%


Recuerda siempre consultar con tu asesor tributario para planear tus finanzas

0

Pólizas, Seguros, Soat

Los seguros, la opción para las personas que preven el futuro.

 

El ser humano por naturaleza tiene un instinto de conservación y protección que le permite mantener todo bajo control; sin embargo, estos mecanismos de prevención no son tenidos en cuenta con anticipación sino en la situación de riesgo, y es después de haber perdido algo realmente valioso, donde caemos en cuenta de la importancia de prever ciertas situaciones.

 

Nuestra cultura está acostumbrada a vivir sin preocupaciones, a esperar lo mejor de la vida; pero vivir de esta manera, no sólo nos afecta como individuos, sino también como familias y como empresas; por ejemplo, es usual, que muchos padres de familia no compren un seguro de vida, sólo por pensar que están “atrayendo la mala suerte”, para algunos es preferible creer que no existe ninguna posibilidad de morir o sufrir un accidente, a tomar acciones hacia el futuro, que les permitan garantizar el bienestar de sus familias.

 

De esta manera, el fin de un seguro, es prevenir contingencias presentes y futuras; más que un costo, es un beneficio en potencia. Si bien, no estamos seguros de que algo suceda o no; de lo que sí podemos estar convencidos, es que un seguro, de la índole que sea, es un respaldo económico para cubrir eventos inesperados; no queremos decir con esto, que la muerte de alguien que amamos sea apaciguado con el signo pesos, pero si nos ayudará a afrontar de mejor manera los retos que aquello conlleva.

 

Los seguros son tan importantes en la vida de las personas, y han tomado tal relevancia, que hasta los mismos gobiernos, legislan y obligan a particulares y empresas a adquirirlos, por los mismos riesgos económicos que se corren, como es el caso de los seguros de accidentalidad (SOAT), los cuales tienen un peso enorme en la sociedad, por el alto volumen de accidentes que se presentan a diario, y el gran número de personas que pueden dejar afectadas en cada caso.

 

Hoy en día tener un seguro no debe considerarse un gasto sino una inversión, que atiende a unos riesgos imperantes del medio en que vivimos, ya que hacemos parte de un entorno lleno de contingencias que pueden salirse de nuestras manos en el momento menos esperado; afectando nuestra integridad física y emocional, nuestras empresas y familias; generando inconvenientes con personas o entidades externas a nosotros. Por lo que  “es mejor prevenir que lamentar” como bien dice el adagio popular.

0

Pólizas, Seguros

El SOAT es el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, creado por la Ley 33 de 1986, cuyo objetivo es brindar la atención necesaria a las personas afectadas por un accidente de tránsito, en el que se ocasionan lesiones corporales o muerte.

Éste seguro de acción inmediata se despliega en todo el territorio nacional; para acceder a sus beneficios no es necesario trámites policiales, judiciales u otros, basta con presentar el documento del SOAT para garantizar el traslado de las víctimas de un accidente de tránsito a los centros médicos, los cuales están en la obligación de prestar atención inmediata e integral, además de gastos médicos, quirúrgicos, farmacéuticos y hospitalarios, gastos funerarios o indemnizaciones por incapacidad permanente; la atención se presta a todas las personas involucradas en el accidente, bien sean conductores, pasajeros, peatones o ciclistas, sin importar si son nacionales o extranjeros, independiente de quien tenga la culpabilidad en el suceso.

Para adquirir este seguro de carácter obligatorio, los interesados deben cerciorarse de acudir a compañías comerciales de confianza, las cuales están en la obligación de reportar todas las pólizas que se tramitan en el territorio nacional ante el Runt, con el fin, de que todas las pólizas aparezcan en este registro, tras veinticuatro horas luego de la expedición. Evite obtener el SOAT en oficinas no autorizadas, litografías, papelerías o a los diversos establecimientos de aseguradoras fachada.

Si se presenta alguna consulta o inquietud con respecto a la autenticidad del documento, ingrese a la página del Runt (www.runt.com.co), una vez allí haga click en la opción de ‘Ciudadanos’, acción seguida ingrese al módulo ‘Consulta de vehículos por placa’. En seguida, diligencie los campos obligatorios entre los cuales solicitan el número de placa del vehículo y documento de identificación, concluidos los pasos anteriores, se podrá visualizar una página con el historial del vehículo, así mismo el estado del SOAT.

Si la verificación del documento fue fallida, póngase en contacto con la compañía de seguros para confirmar que la póliza si fue expedida por un establecimiento autorizado. Es importante tener en cuenta que, por tratarse de una ley, es de manera obligatoria portar dicha póliza, es decir todo propietario de un vehículo que transita por el territorio colombiano, como requisito debe tener vigente en todo momento una póliza SOAT.

 

Según la legislación colombiana, la vigencia mínima de una póliza SOAT es de un año, y quienes sean sorprendidos sin este documento se les impondrá una multa equivalente a 30 salarios mínimos legales diarios vigentes (SMLDV) y la inmovilización del vehículo.

Cabe mencionar que el SOAT no cubre responsabilidad civil, daños a bienes o hurto; es un seguro enfocado exclusivamente en la atención de las personas vinculadas a accidentes de tránsito.

0